Resucita tu web (y reenamórate de ella)

Las 50 (y pico) cosas que nunca deberías hacer en marketing.
21 septiembre, 2011
celebration
Marketing y fidelización en días de fiesta
12 octubre, 2011
Ver todo

Resucita tu web (y reenamórate de ella)

Mira tu web de frente. Sin miedo. Es tu web. Resérvale un momento especial. Dedícale el tiempo que se merece. Gracias a ella, has conocido a tus mejores clientes. A veces, se queja. “Estoy muy aburrida”, “No me llevas de paseo”, “Me tienes olvidada”. ¿Tendrá razón? Yo creo que sí. Muchas webs son lanzadas por sus dueños con esfuerzo y dedicación, con cariño inicial, para luego dejarlas abandonadas y desatendidas. No permitas que eso ocurra. Resucita tu web y reenamórate. Convierte a tu web en tu mejor aliada. ¿Cómo hacerlo?

Aproxímate a ella por la parte superior. Deja que tus ojos recorran ese espacio. ¿Qué hay allí? Si no ves nada, sería bueno que fueras pensando en poner tu teléfono visible o quizá una frase que te defina bien, que te diferencie de tu competencia directa. Es una buena oportunidad para destacar tu Propuesta Única de Ventas.

OK, tu web ya está algo más contenta.

Continúa por su parte izquierda (las estadísticas demuestran que los seres humanos, aquellos a los que pronto puedes llamar clientes, comienzan su visita por la parte superior para dirigirse luego a la izquierda). ¿Cómo es tu menú? ¿Fácil de encontrar? ¿Sencillo y directo? ¿Define claramente lo que ofreces? ¿Ayuda a que el visitante navegue con comodidad?

Bien, bien, vamos bien. Esa web ya sonríe. Nota tu presencia y tu renovado cariño.

Es el momento de dirigirnos a tus textos. ¿Cuándo los creaste? ¿Qué dicen? ¿Cómo expresas lo que te hace único? ¿Hablas solo en primera persona o hablas para el cliente? ¿Podemos comprobar que conoces realmente a ese cliente y sus necesidades? Mmmmm, quizá tu web requiera nuevos contenidos. A todas las webs les gusta sentirse actualizadas, modernas, adaptadas a su tiempo.

La web ya comienza a mostrar que está más y más feliz. Se siente realizada y nota que el tratamiento de mejora está llegando.

Pero sigue pidiendo que la animes, que le des cosas nuevas. Opciones que tienes, hay unas cuantas: ¿qué tal un video corporativo? ¿O enlaces a páginas complementarias? ¿Por qué no una serie de artículos prácticos? Y si cuentas con un buen equipo, podrías poner fotos reales de esas personas.

Parece que tu web se va animando. Aunque no se fía mucho, cree que harás lo que estás prometiendo.

Por hoy ya está bien, ¿no? Esa nueva aliada va a recibir algunos cambios que la harán sentir más orgullosa de su jefe y de la empresa que representa.

Por cierto, una recomendación que he dejado para el final. No te acuestes con otras webs, no es muy conveniente, pero creo que la tuya no se molestará si de vez en cuando echas una mirada rápida a otras webs que te agraden. ¿Qué tienen que te gusta? ¿Qué puedes aprender de ello? ¿Cómo puedes hacer para que la tuya tenga algo similar? Las webs extranjeras son estupendas para esta mirada rápida.

¿Algún comentario? ¿Alguna sugerencia? ¿Consultas?

Comments are closed.