Lo que aprendí (o confirmé) en la playa sobre la vida, las personas, el marketing …

No
7 estrategias que te llevarán al fracaso como emprendedor
5 agosto, 2013
tigre
7 trucos de marketing que aplica El Tigre
9 octubre, 2013
Ver todo

Lo que aprendí (o confirmé) en la playa sobre la vida, las personas, el marketing …

Playa
Alberto, ¡esto es un blog de marketing! Sí, pero el marketing también tiene que ver (y mucho) con las personas, con la adaptación, con las experiencias …  
En agosto, al igual que miles de personas, pasé unos días en la playa. Miespíritu observador e inquieto se fijó en ciertos hábitos, comportamientos y características de las personas que también estaban en el mismo lugar. Observando, se aprende y mucho. Esto es lo que aprendí (o confirmé) sobre la vida, las personas, el marketing … y mucho más.
1) El sentido del humor lo es todo. Cerca de mi parcelita temporal de playa, siempre se escuchaban algunas risas de personas jubiladas. Son mayores que saben echarle humor a esta nueva etapa de su vida, se gastan bromas y agregan notas de diversión a todo lo que les acontece.
Estés donde estés, te pase lo que te pase, el sentido del humor ayuda a ver todo de la mejor forma posible.
2) La incomodidad puede aparecer en cualquier momento. O te adaptas o te vas. La arena es una constante en la playa. No es cómoda. Se te pega al cuerpo, evita que te pongas la crema solar con facilidad y resulta molesta. Pero, te adaptas. Aprendes algunas técnicas para quitártela de encima o sencillamente, la aceptas.
En la vida, hay incomodidades. Si las puedes cambiar, estupendo. Si no, acéptalas y sigue.
3) La felicidad está en las pequeñas cosas. Lo importante es vivir cada momento. El concurso Lo sabe, no lo sabe, de cierto éxito ahora en España, grababa un programa en la localidad donde yo estaba veraneando. Una gran cantidad de personas seguían al presentador y cámaras por toda la localidad, ilusionados, haciendo fotos. Aunque parezca algo sin importancia, para ellos representaba algo grande vivido ese día.
Disfruta y celebra cada pequeña cosa que te ocurra. Tu día será más completo.
4) Si quieres algo, vé a por ello con firmeza. Con la taza de café en mis manos y sentado en la terraza, aún a horas muy tempranas, veía a personas con sus sombrillas y toallas, dirigiéndose hacia la playa. Una vez llegados a su lugar preferido y en primera línea, ahí depositaban su sombrilla y reservaban su sitio. Sería suyo para todo el día.
Levántate antes que nadie, llama antes que otras personas, recorre más distancia para conseguir lo que deseas.
5) El día, te lo diseñas tú mismo. A veces, podemos pensar que las circunstancias nos obligan a vivir nuestros días. Por ejemplo, estando en la playa estás obligado a planes con la familia o amigos o a planes restringidos al lugar donde estás. No es así. En mi destino, podías alquilar bicicletas, hacer senderismo o coger un tren y visitar localidades cercanas. El plan no era playa sí o sí. Había alternativas.
Tú puedes decidir qué día vas a tener y cómo lo vas a llenar de experiencias. Las opciones están, solo hace falta darse cuenta de que están.
6) El valor de la amistad es importante, pero hay que cultivarlo. ¿Qué te une a tus amigos? ¿Las cartas? ¿Las salidas diurnas o nocturnas? ¿Algún deporte? Jóvenes o adultos, en verano o en otras épocas del año, hacen sus planes para divertirse y sentirse bien. Pero está claro, que hay que hacerlos, planificarlos, hablarlos y decidirlos. Si no, pues no habrá planes con amigos.
Los amigos los elige uno y mantenerlos, también lo elige uno. 
7) Convivencia es paciencia. No es fácil estar muy cerca de personas con las que no estás a menudo. Ya sean amistades, familiares cercanos o que solo ves en vacaciones, son casi 24 horas muchos días seguidos. Al igual que en nuestra sociedad, hay que cultivar un poco tu paciencia. Ser un poco más flexible con comportamientos o decisiones de otros para que esos días de verano pasen de la mejor forma posible.

Si te quieres llevar bien, sigue siendo tú mismo pero algo de flexibilidad, no viene mal. 

¿Deseas agregar algo? ¿Has aprendido algo en verano que quieras compartir? 

Comments are closed.