Influye con tu comunicación escrita

Consejos para la comunicación de un negocio rural
25 mayo, 2011
IMG00210-20110912-1839
Vuelta al trabajo, ¿vuelta al antiguo marketing?
7 septiembre, 2011
Ver todo

Influye con tu comunicación escrita

Leo en la revista Emprendedores una reseña de Influye, último libro publicado por Enrique Alcat, a quien tuvimos el placer de entrevistar en este blog el año pasado.
Entre las 10 recomendaciones que Alcat proporciona para influir de forma correcta y positiva, la revista destaca ocho que son aplicables a la comunicación escrita persuasiva y que siempre recuerdo en mis seminarios de redacción para vender más.
Las repasamos:
Reflexiona sobre cuál es el eje fundamental de tu discurso y si utilizarás el lenguaje adecuado para la audiencia a la que te diriges.
En comunicación escrita, antes de comenzar a escribir, hay que pensar en quién es el destinatario (cliente, amigo, ex-cliente, potencial … edad, género, nivel económico …) y así, podrás determinar qué tipo de lenguaje utilizar. De nuevo, fundamental antes de iniciar un escrito.
Actualiza tus mensajes y tu discurso en función de los acontecimientos.
Está claro. Actualizar es importante. Debes repasar tus mensajes para comprobar si están o no anticuados, si puedes aportar una chispa de novedad.
Comunica los mensajes que tengas interiorizados y no improvises ante cualquier situación no prevista.
Qué voy a decir sobre este tema y los mensajes escritos. Improvisar es el peor enemigo. Mejor que no mandes nada a que mandes un texto improvisado y con prisas. Correr va en contra de tu imagen ante tu cliente.
Aporta valor añadido a tu audiencia siendo consciente del tiempo de que dispones, y no olvides decir siempre lo importante al principio.
En una redacción, tenemos pocos segundos para captar la atención. Al principio, siempre, siempre, siempre, debes destacar lo más importante.
Reitera la idea principal las veces necesarias para comunicar con eficacia y habla de modo positivo por muy negativa que sea la situación.
Efectivamente, no es lo mismo comenzar una comunicación hablando de la crisis que otra en la que ofreces una alternativa válida ante el nuevo entorno, sin centrarte en lo negativo. El destinatario está harto de escuchar mensajes negativos.
Prioriza la verdad sobre cualquier otra estrategia.
No mientas nunca. Lo insisto siempre a mis clientes. Las mentiras tienen las patas muy cortas. Una cosa es utilizar las palabras para adornar. Otra muy diferente es mentir en algo que ofreces o en una propuesta.
Genera siempre beneficios a los demás o, cuando menos, inténtalo.
Los beneficios deben estar presentes en una comunicación a nuestros clientes. Estos siempre pensarán: ¿Qué beneficios me aporta lo que estoy leyendo?
Piensa que la actitud es más importante que los conocimientos y que tienes que lograr una perfecta sintonía entre lo que digas y lo que hagas.
Cuando escribes, estás adquiriendo un compromiso con el que te lee. Le estás diciendo: sigue leyendo porque te voy a proponer algo que te va a interesar. No le dejes luego mal sabor de boca si no cumples lo que prometiste o no haces lo que le propusiste hacer.

Comments are closed.